¿Qué me impide avanzar en la vida?

"El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia" Juan 10:10

 

Avanzar en el SeñorEn los años que llevo de conocer y servir al Señor,   he encontrado que frecuentemente  las personas me abordan para preguntarme,  por qué si  ellos dicen creen en Dios  les ha sido imposible hasta ese momento ver sus metas y sueños cristalizados.

No pretendo tener todas las respuestas a este interrogante, pero a la luz de la palabra de Dios,  podría afirmar que algunas de las  razones son  las siguientes:

 

Pecaminosidad

 

El  Libro de los Salmos 66:18 afirma

"Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad,
El Señor no me habría escuchado"

Con más frecuencia de la que queremos reconocer,   impedimos que Dios  ensanche nuestro territorio, nos bendiga y nos muestre su rostro debido a que  no queremos abandonar lo malo,  queremos la  bendición de Dios y al mismo tiempo el deleite temporal del pecado, por eso no se  ve avance en nuestras vidas.

Inestabilidad

 

El diccionario de la lengua española, define inestabilidad  de las siguientes maneras:inestabilidad espiritual

"

  • Incapacidad de un cuerpo para mantener o recuperar el equilibrio
  • Alteración constante o frecuente del carácter, el humor y la tranquilidad de una persona
  • Inconstancia, falta de decisión en una persona"

 

Santiago 1:8 afirma

                                "El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos"

Si no permitimos que Dios nos discipline y nos haga estables  no veremos bendición ni fruto en lo que hacemos.   ¡Basta ya de dejar las cosas botadas!, ¡Basta ya de iniciar muchas cosas para terminar ninguna, siempre con una buena excusa! 

En Santiago 4:8 ,  La palabra de Dios afirma que la persona  de doble animo debe purificar su corazón.  Si eres de doble animo es probable que hayas   permitido otros dioses en tu vida,  has levantado ídolos y esos ídolos en el corazón deben ser derribados para permitir que la plena voluntad de Dios sea establecida en tu vida.

  

Falta de visión

 

visión espiritualLa Palabra de Dios    afirma “Donde no hay visión el pueblo se extravía” Proverbios 28:19 NVI.

Es la visión lo que permite a cada persona, organización y nación proyectarse y trabajar en pos de un  mejor futuro.

¿Tiene usted una visión para su vida más allá de terminar sus estudios, casarse, tener hijos y pagar sus deudas?  Si su respuesta es no,  quizás la razón es que nunca le ha pedido a Dios que le hable acerca de sus planes hacia usted.

Un elemento fundamental en el cumplimiento de la visión es la fe,   Pablo escribe en 2 Corintios 5:7  “porque por fe andamos, no por vista”,  a través de la fe en Jesucristo podemos ver el futuro estando en el presente;  cuando tienes fe y visión  tu podrás recibir de Dios un  cuadro del futuro  el cual es mucho más hermoso que el presente y  orarás, creerás y trabajarás  hasta que   se haga realidad.  En ese proceso te encontrarás con personas que buscarán desanimarte y dar mil razones por las cuales es imposible que cristalices  lo que está en tu corazón, mantente firme. Pon tu mirada en el Señor y camina con decisión, frecuentemente las personas creen que algo es imposible hasta que alguien lo logra.     

 

El Odio y el Resentimiento

 

La amargura es un fino veneno que vamos tragando y tragando sorbo a sorbo y que sin darnos cuenta  provoca la destrucción de nuestras vidas.

Mientras guardas rencor con otra persona a ella no le sucede nada, pero tu enfermas espiritual, sicológica  y físicamente.

Es  cierto  que  has sufrido en la vida, tal vez te han herido,  incluso en estos últimos días;  no pretendo decir que el dolor es imaginario o irreal. Dios está dispuesto a sanar tus heridas , Él no borrará totalmente de tu memoria los recuerdos de lo vivido pero te ayudará a perdonar  y hará una obra en tu vida, de tal manera, que cuando mires hacia atrás  podrás mirar al pasado sin dolor.

Santiago 3:14-15 sostiene que donde hay odio y amargura está  el mundo, la carne y Satanás.

 

 

Finalizo recordándole que hace miles de años  un hombre llamado Jabes, busco al Señor en medio de circunstancias adversas, pidió la bendición del Señor y el Señor le concedió aquello que él le solicitó.

 

"E invocó Jabes al Dios de Israel, diciendo:  !OH, si me dieras bendición, y ensancharas mi territorio, y si tu mano estuviera conmigo, y me libraras de mal, para que no me dañe!  Y le otorgó Dios lo que pidió." 1a Crónicas 4:10

Dios se complace en bendecir, Dios es generoso, es bueno y es amor; pero  no nos puede dar aquello que no estamos preparados para recibir. 

 Estimado lector le invito a que se tome unos minutos, pídale al Señor que examine su corazón y que le muestre los impedimentos que hay para que usted avance en el cumplimiento del propósito de Dios para su vida. Recuerde que es imposible que Dios mienta.

 

 

José Alejandro Vargas

Director General

Ministerio Agua de Vida

web tracking

Increase your website traffic with Attracta.com

 

SiteLock