Desempolva tus sueños

La niñez, la adolescencia y la juventud se caracterizan por estar llenas de sueños, metas, anhelos y plumerovigor para procurar alcanzarlos; Sin embargo con el pasar del tiempo perdemos la esperanza al ver que no hemos podido alcanzar alguno de ellos y desistimos, o simplemente logramos algunas metas y dejamos de colocarnos unas nuevas porque creemos que nuestro tiempo ha pasado. Nuestros sueños comienzan a limitarse, a relegarse y cual vestido que se guarda por mucho tiempo en un armario, poco a poco se llenan de polvo y su olor se vuelve desagradable.

Pero acaso Dios ¿Ha dejado de soñar contigo?, ¿Se han acabado los planes del Señor para tu vida?, ¿Ha desistido Dios de sus promesas?, ¿Las ha olvidado?

 

A continuación te presentaré algunos síntomas que nos muestran si hemos dejado que nuestros sueños se llenen de polvo y estén olvidados en un armario

Incredulidad (Nos dan risa los sueños)

 

El libro de Génesis en el capitulo 18 nos narra la promesa del nacimiento de Isaac. Sara y Abraham eran ya viejos y dice la Biblia que a Sara ya le había cesado la costumbre de las mujeres, Cuando Sara escuchó la promesa, se río y no creyó: Se rió pues Sara entre sí, diciendo: ¿Después que he envejecido tendré deleite, siendo también mi Señor ya viejo? V 12

Seguramente Sara y Abraham desde que conformaron su hogar anhelaron tener hijos y este sueño debió haberlos acompañado por varios años, pero al transcurrir el tiempo, cuando sus posibilidades comenzaron a limitarse decidieron olvidar este sueño, a tal punto que a Sara le dio risa cuando escuchó la promesa.

Cuando nuestros sueños están empolvados y alguien nos anima a hacer algo o recibimos una promesa de Dios, nos reímos diciendo: “ Eso es para los jóvenes”, “Si no hice eso cuando era joven y tenía todo mucho menos ahora”, “Yo ya estoy muy grande/viejo para estudiar”, “Yo no cuento con los recursos ni las fuerzas de antes para abrir ese negocio”, “Mi tiempo ya pasó...”, “a esta edad ya no podré encontrar una persona que me ame para formar un hogar”...,

 

Si hoy nos reímos de lo que ayer era nuestro más grande sueño, ofendemos a Dios pues con esto le estamos diciendo que ya no creemos que El pueda hacer algo, que no confiamos en que el es TODOPODEROSO, pero El una vez más nos dice: ¿Hay para Dios alguna cosa difícil? Al tiempo señalado volveré a ti... V14

Dejamos de escuchar la voz de Dios (A pesar de las señales)

 

Zacarías y su esposa Elizabet tampoco habían podido tener hijos, un ángel se le aparece a Zacarías para anunciarle que tendrán un hijo y el, teniendo el ángel en frente suyo, recibiendo el mensaje de la boca de un ángel, no creyó: Dijo Zacarías al ángel: ¿En qué conoceré esto? Porque yo soy viejo y mi mujer de edad avanzada. S. Lucas 1:18

escucharCuando el polvo ha cubierto nuestros sueños, podemos escuchar la voz de Dios, ver los ángeles, las puertas abiertas, los recursos dispuestos, la mesa servida y no entender, no escuchamos la voz de Dios a pesar de que ya nos haya dado todo y le obligamos a utilizar métodos más fuertes para hacerse oír, pues el cumplirá su propósito.

Respondiendo el ángel le dijo: Yo soy Gabriel, que estoy delante de Dios; y he sido enviado a hablarte y darte estas buenas nuevas. Y ahora quedarás mudo y no podrás hablar, hasta el día en que esto se haga, por cuanto no creíste mis palabras, las cuales se cumplirán a su tiempo. S. Lucas 1: 19-20

  

Desalentamos a otros

 

Cuando se enviaron a los 12 espías a reconocer la tierra prometida, solo 2 vinieron con fe, creyendo la promesa que Dios les había dado, los otros 10 llegaron desanimados por lo que vieron, pues vieron las circunstancias y se olvidaron de que Dios era el que estaba con ellos y les ayudaría a vencer a los gigantes. Estos 10 hombres desalentaron al pueblo y les dijeron que era imposible entrar a esa tierra, a pesar de lo que Dios había dicho: Entonces Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés, y dijo: Subamos luego, y tomemos posesión de ella porque más podremos nosotros que ellos. Más los varones que subieron con el, dijeron: No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros. Números 13:30-31

Esta es quizá la etapa más grave pues no solo hemos perdido nuestra fe sino que empezamos a desanimar a los que vienen entusiasmados, con fe, con nuevas ideas y con un corazón dispuesto les decimos cosas tales como: “no eso no se puede”, “yo ya lo intenté y eso es imposible...”, “todos llegan así entusiasmados como usted y cuando se dan cuenta como son las cosas se desaniman, ya lo verá...” y esto nos puede traer consecuencias graves, no solo para nuestra vida sino para las personas que nos oyeren pues podríamos serles tropiezo. Dice la Biblia que estos 10 varones y los que les creyeron no entraron en la tierra prometida.

SI HE DESCUBIERTO QUE HE OLVIDADO MIS SUEÑOS ¿QUÉ DEBO HACER?

 

Vístete de tu ropa hermosa: Cuando no tenemos sueños o metas, muy seguramente es porque nos encontramos durmiendo, el Señor nos llama a despertar, a reaccionar. Saca aquellos sueños que guardaste en el armario cuando creíste que ya nada sucedería y ponte esa ropa hermosa de nuevo, desempólvala y prepárate para lo que Dios tiene para ti, no dejes de creer. “Despierta, despierta, vístete de poder, oh Sion; vístete tu ropa hermosa, oh Jerusalén ciudad santa... sacúdete el polvo; levántate y siéntate, Jerusalén; suelta las ataduras de tu cuello, cautiva hija de Sion” Isaías 52:1-2

Pregúntale al Señor que es lo que piensa de ti: Sin importar cual sea tu edad, sexo, origen o condición, Dios cumplirtiene grandes planes para ti, ¿Por qué conformarte con los tuyos? Los planes de Dios son más excelentes, más altos y no tienen limitaciones como los tienen los nuestros. Pregúntale como te ve, que busca de ti y hacía donde quiere llevarte, si te rindes a su voluntad, te sorprenderás con las cosas que hará donde tu pensabas que ya no se podía hacer nada. “Como son más altos lo cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”. Isaías55:9

Rescribe tus sueños: Los seres humanos tendemos a olvidar las promesas de Dios, El nos invita a escribirlas, nada es más duradero que lo que se escribe pues la letra impresa nos ayudará a recordar lo que Dios nos ha dicho. Siéntate y escribe lo que Dios te ha prometido y aún no has visto, y también lo que sueñas para tu futuro. Te aseguro que verás como Dios va cumpliendo sus promesas una a una.

“Así habló Jehová Dios de Israel diciendo: Escríbete en un libro todas las palabras que te he hablado”. Jeremías 30:2

Recuerda que nada es difícil para Dios: No mires tus circunstancias ni tus limitaciones, no te preguntes de dónde van a salir las cosas, cuando un niño le pide algo a su padre, no se pregunta que tendrá que hacer el padre para conseguírselo, si tendrá que trabajar horas extras, buscar los recursos aquí o allá sino simplemente pide y espera con la fe en que su padre le responderá. Dios quiere que le pidamos con esa confianza, que le pidamos y que esperemos a que el haga las cosas pues nada, nada es difícil para el pero a veces nuestra falta de fe es la que le impide obrar. “He aquí que yo soy Jehová, Dios de toda carne; ¿Habrá algo que sea difícil para mi?” Jeremías 32:27

 

Hoy el Señor tu Dios te dice “Pide”, “Pídeme”, no hay limitaciones para lo que necesitas hasta las naciones, hasta los confines de la tierra tengo para proveer para tu milagro pues eres mi hijo, yo soy tu Padre.

PIDEME Y TE DARÉ POR HERENCIA LAS NACIONES Y COMO POSESIÓN TUYA LOS CONFINES DE LA TIERRA.

 

Sandra Milena Jara

Ministerio Agua de Vida

Si deseas que otra persona vea este video utiliza la opción enviar a un amigo, solamente debes dar click en el sobre que se encuentra en la parte superior derecha de esta página. Ministerio Agua de Vida

web tracking

Increase your website traffic with Attracta.com

SiteLock