Mis ovejas oyen mi voz

“Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen” Juan 10:27Voz de Dios

 

Dios sigue hablando al hombre y a la mujer del siglo XXI, el sigue invitándonos a conocerle y a descubrir en Él lo mejor de la vida.

 

Algunos escépticos, que dudan del interés de Dios por las personas, afirman que es imposible que Dios verdaderamente pueda hablar,   dicen que Él si es que existe, es un ser silencioso, que no se inmiscuye en la vida de las personas.

 

Sin embargo  si usted analiza con detenimiento el relato bíblico encontrara muchísimas personas, con las cuales el Señor de diversas formas se comunicó.

 

Dios nos invita a conocerle, El más que nadie tiene mucho que decir a cada uno de nosotros.

 

 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. Apocalipsis  3:20

 

Este pasaje ha sido usado quizás en el mundo entero para evangelizar y llamar a las personas a reconciliarse con Dios a  través de nuestro Señor Jesucristo.

 

Esa, es una aplicación válida para esta porción; sin embargo esta invitación el Señor se la hizo a una iglesia, a un grupo de creyentes. Él les dijo que estaba golpeando a las puertas de sus corazones, pidiendo que le dejaran entrar y permitirles tener comunión, compañerismo, con Él.

 

Dios hoy nos sigue invitando a disfrutar de su compañia, si se lo permitimos,  nuestra vida nunca volverá a ser la misma.

 

Termino citando a John Mason, estadista Inglés, quien  en su lecho de muerte  dijo:

 

" ¿ Qué aprendí durante mi vida ? Que la fe Cristiana  es la dicha más grande  Si tuviera  que volver a empezar mi existencia, cambiaría la corte real por la soledad. Prefiero  una hora de comunión íntima con mi  Dios  antes que todo lo que pasé  en el lujo de los palacios. Ahora siento  que todo me abandona, sólo me queda  mi salvador y mi fe

 

Bendiciones

 

Alejandro Vargas

Pastor general

Agua de Vida

SiteLock