Reflexiones sobre el sentido de la vida

El libro de Eclesiastés se nos presenta como una serie de reflexiones  acerca de los conflictos y los problemas de la vida. En el se plasma la lucha de un hombre que zigzaguea entre los placeres terrenales y la voluntad de Dios.

El propósito de este artículo es analizar  algunas de las reflexiones que presenta   el libro acerca de temas como  la vida, la felicidad y el sentido de la existencia.

El hombre en busca de la felicidad

sentido Eclesiastés ha sido catalogado por algunos comentaristas bíblicos como  la  búsqueda de un hombre por la felicidad. El narrador quien se presenta a sí mismo como el predicador   es una   persona que a lo largo de su vida ha atravesado  por toda una serie de altibajos que le llevan a exclamar que todo en la vida es vanidad.

“Palabras del predicador, hijo de David, rey en Jerusalén. vanidad de vanidades, dijo el predicador; vanidad de vanidades, todo es vanidad”Eclesiastés 1:1-2

 

  • Buscando la felicidad en el conocimiento

"Hablé yo en mi corazón, diciendo: He aquí yo me he engrandecido, y he crecido en sabiduría sobre todos los que fueron antes de mí en Jerusalén; y mi corazón ha percibido mucha sabiduría y ciencia. Y dediqué mi corazón a conocer la sabiduría, y también a entender las locuras y los desvaríos; conocí que aun esto era aflicción de espíritu. Porque en la mucha sabiduría hay mucha molestia; y quien añade ciencia, añade dolor." Eclesiastés 1:16-18

La primera forma en que este hombre buscó la felicidad fue a través del conocimiento  secular,  el predicador  asumió que la ciencia, la filosofía humana, lo harían encontrar una vida plena, sin embargo se dio cuenta que la  sabiduría de este  mundo es vana.conocimiento
La humanidad   ha logrado penetrar algunos de los  secretos del átomo, ha logrado  viajar fuera del planeta e intercomunicar los continentes  sin embargo  no ha podido eliminar la violencia, el hambre, la miseria, no ha podido traer paz ni alivio a su propia raza.

“Para que sean consolados sus corazones, unidos en amor, hasta alcanzar todas las riquezas de pleno entendimiento, a fin de conocer el misterio de Dios el Padre, y de Cristo, en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento”  Colosenses 2:2-3

La respuesta al interrogante del predicador es  dada en el Nuevo Testamento, Pablo bajo la inspiración del Espíritu Santo,  afirma  que en  Cristo están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y el conocimiento.  El ser humano debe conocer a Jesús de Nazaret porque él es la sabiduría personificada.

  • Buscando la felicidad  en los placeres  y posesiones materiales


 “Engrandecí mis obras, edifiqué para mí casas, planté para mí viñas; me hice huertos y jardines, y planté en ellos árboles de todo fruto. Me hice estanques de aguas, para regar de ellos el bosque donde crecían los árboles. Compré siervos y siervas, y tuve siervos nacidos en casa; también tuve posesión grande de vacas y de ovejas, más que todos los que fueron antes de mí en Jerusalén. Me amontoné también plata y oro, y tesoros preciados de reyes y de provincias; me hice de cantores y cantoras, de los deleites de los hijos de los hombres, y de toda clase de instrumentos de música. Y fui engrandecido y aumentado más que todos los que fueron antes de mí en Jerusalén; a más de esto, conservé conmigo mi sabiduría. No negué a mis ojos ninguna cosa que desearan, ni aparté mi corazón de placer alguno, porque mi corazón gozó de todo mi trabajo; y esta fue mi parte de toda mi faena. Miré yo luego todas las obras que habían hecho mis manos, y el trabajo que tomé para hacerlas; y he aquí, todo era vanidad y aflicción de espíritu, y sin provecho debajo del sol.” Eclesiastés 2:3-11.

El predicador parece haber cambiado de estrategia, al darse cuenta que no encontró la felicidad en el conocimiento  vuelca sus esfuerzos, tiempo y recursos  a acumular posesiones, a vivir de deleite en deleite, a  exhibir lujos,  a mostrar su poder  sin embargo la búsqueda del  ser humano por el placer es una búsqueda interminable, nunca está satisfecho, nunca es saciado.

De nuevo el  interrogante  del predicador en el Antiguo Testamento es resuelto en la  carta a los Romanos donde se afirma: “Porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo” Romanos 4:17 

¿Cuál es el sentido de la vida?

“Aborrecí, por tanto, la vida, porque la obra que se hace debajo del sol me era fastidiosa; por cuanto todo es vanidad y aflicción de espíritu” Eclesiastés 2:17

crisisEste hombre ha recorrido diversas sendas buscando sentido y realización y  a pesar de su fama, conocimiento y dinero parece no haber encontrado nada que realmente lo sacie.

El predicador  se cuestiona acerca del sentido de la vida,  tantas cosas hechas, tantos logros, sin embargo la vida se le ha vuelto fastidiosa.
En Eclesiastés, Dios corre el velo y nos deja ver  el corazón de una persona  que ha vivido sólo para lograr  una posición, acumular riquezas e impresionar a otros . El ser humano debe saber que tarde o temprano su propio egoísmo le llevará a la más profunda de las aflicciones.

Estimado lector, usted y yo estamos en este mundo para alumbrar, para ser reflejo de Dios, para sembrar nuestra vida en otros.
Bertrand Russell reconocido ateo, nacido a finales del siglo XIX  reconoció lo siguiente:   “A menos que se dé por hecho la existencia de Dios, la búsqueda del propósito de vivir no tiene sentido”.


La mayor lección en la vida

"El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre. Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala" Eclesiastés 12:13-14

El libro de Eclesiastés llega  su fin con los versículos anteriores,  Dios  ha usado a este  hombre  para hacernos reflexionar acerca de la brevedad de la vida y del verdadero significado de aquello que hacemos.
Un hombre que ha atravesado los senderos tanto de la obediencia como de la desobediencia, que ha sufrido la frustración que produce el pecado y el alejamiento de Dios.
Después de todo su recorrido en la vida, el Espíritu Santo le hace entender a este personaje  la lección más importante de todas:   se debe temer a Dios y guardar sus mandamientos.    Toda la búsqueda de la felicidad y propósito en la vida  se ve resumida en esta poderosa verdad.
biblia

Hoy en el Siglo XXI podemos encontrar  plenitud, abundancia y sentido en la persona de Jesucristo el hijo de Dios.  “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” Juan 10:10

Cualquiera sea nuestra edad, posición social  o intereses   el  Creador nos invita a acercarnos a Él y a conocerle.

Termino citando a J.J Packer,  quien escribe en su libro "El conocimiento del Dios Santo",  acerca de  cuatro características  de las personas que verdaderamente conocen a Dios:

• Poseen una gran energía para las cosas de Dios. Quienes lo conocen  defienden su verdad aún teniendo que afrontar elevados costos.
• Tienen grandes pensamientos hacia Dios. Dios es Señor  de sus mentes y corazones.
• Muestran gran valentía por Él. Están dispuestos a hacer lo que sea por verlo glorificado.
• Disfrutan de contentamiento en Él Están en paz consigo mismos, puesto que están en paz con el Señor.


José Alejandro Vargas

Director General

MINISTERIO AGUA DE VIDAweb tracking

web tracking

 

Increase your website traffic with Attracta.com

 

 

SiteLock