Dios y mi desierto

Visto: 1108

 

“Pero he aquí que yo la atraeré y la llevaré al desierto, y hablaré a su corazón” Oseas 2:14

 

El Señor permite en los desiertos espirituales momentos que desafían nuestra fe para que nos demos cuenta de que la única fuente de nuestra provisión es Él. Es en esos momentos cuando nadie entiende o comprende lo que estamos experimentando.

Apreciado lector si atraviesas hoy uno de esos desiertos espirituales, no reniegues, no confíes en tus fuerzas, guarda silencio ante Dios y escúchalo, Él tiene mucho que decir a tu vida.


Aquellos que permanecen fieles en el desierto son bendecidos y ungidos poderosamente.
¡Animo! Dios tiene cuidado de ti y de los tuyos


Termino citando al fallecido predicador norteamericano, David Wilkerson

 

«Me pregunto si los ángeles están desconcertados por todas las preocupaciones y ansiedades de aquellos que profesan confiar en Dios. Para ellos ha de ser muy degradante y tan insultante al Señor, que nos preocupemos como si no tuviéramos un Padre cariñoso en el cielo. Tú tienes un Padre celestial. ¡Confía en él!». David Wilkerson (1931 – 2011)

 

Bendiciones
Alejandro Vargas

Pastor General Comunidad Cristiana Agua de Vida

 

Este devocional fue publicado originalmente en el blog dela red de mujeres de Agua de Vida

http://www.ministerioaguadevida.net/mujeres/?p=46

 

Tags: Alejandro Vargas Comunidad Cristiana Agua de Vida devocional diario desierto espiritual he aqui que yo la llevaré al desierto Dios y mi desierto la llevaré al desierto y hablaré a su corazón Oseas 2:14 cuando nadie te comprende David Wilkerson ngeles están desconcertados por todas las preocupaciones y ansiedades de aquellos que profesan confiar en Dios Tienes un padre celestial confía en Él