Los pensamientos y la vida victoriosa

El fundamento para desarrollar una vida de excelencia es pensar con excelencia,  su vida en buena parte estará determinada por la calidad de sus pensamientos.

"Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne;  porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo” 2ª Corintios 10:3-5

 

 

Este pasaje describe elementos de una guerra real que se está desarrollando, es una batalla por el control de su mente y la mía. 

Hay personas que mientras leen esto,  luchan con pensamientos de desesperanza y de frustración, se han convencido que no pueden, que no vale la pena luchar, que nunca saldrán de la difícil condición en la que están.

“Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.

 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

 Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad”  Filipenses 4:6-8

 

 

El pasaje mencionado reitera la importancia de llenar nuestros pensamientos de elementos positivos, de colocar un colador que impida que la cizaña, el temor, el odio, los pensamientos de muerte y destrucción  se cuelen en nuestro estilo de vida.

Aquel que cambia su forma de pensar, cambia su forma de actuar  y el que cambia su forma de actuar cambia su destino.

Bendiciones

Alejandro Vargas

Agua de Vida

SiteLock